Dia mundial de conscientización sobre el autismo

Desde 2007 cada 2 de abril se celebra el Día mundial de concienciación sobre el autismo por iniciativa de la ONU.  En las últimas décadas la frecuencia de personas diagnosticadas con TEA (Trastorno del espectro autista) ha ido en aumento, y con ello el desafío de cada sociedad respecto a la igualdad de derechos, la aceptación y la inclusión de las personas con TEA y sus familias.

La evidencia científica ha demostrado que su detección temprana es fundamental para optimizar el tratamiento y aumentar las herramientas para el desempeño social durante la infancia, la adolescencia y la vida adulta. Así también se ha demostrado que los abordajes tempranos (entre 2 y 5 años) generan resultados muy favorables en la adquisición de herramientas para la interacción con otras personas.

 

El rol fundamental de la comunicación y la interacción social

El abordaje de los niños con TEA es integral y multidisciplinario, con énfasis en tratamientos que faciliten el uso del lenguaje (la comunicación es generalmente el área más afectada).  Por ello el trabajo psicopedagógico, psicomotriz y psicológico tendrá el importante desafío de brindar herramientas para favorecer un intercambio social sostenible. Las dificultades para poder sostener una interacción recíproca muchas veces se confunden con una aparente ausencia de interés en otras personas, pero debemos saber que es a través de la interacción con otras personas que los niños con TEA logran una inclusión social saludable.

 

El juego como mediador en la interacción

Es a través del juego compartido que los niños comienzan a desarrollar las herramientas para la interacción social: aprender a compartir, esperas y turnos, empatía, expresión verbal de los sentimientos y autocontrol entre otros. Estas habilidades que se van desarrollando de forma natural en los niños son las que se encuentran más afectadas en las personas con TEA.

Por este motivo en la intervención temprana se pone el foco en el desarrollo del juego y la interacción.

En este contexto existen una serie de estrategias que pueden facilitarnos el acercamiento a un niño o adulto con TEA que hoy queremos compartir contigo:

 

Captar su juego o tema de interés

Es importante captar cuál es su tema de interés al jugar o interactuar. No importa que su interés sea algo peculiar o poco funcional, de a poco, con preguntas sencillas o permaneciendo en el espacio de juego comenzará la interacción.

Busca el contacto visual

Uno de los objetivos a estimular en un niño con TEA es la motivación al contacto social, haciendo de cada interacción un espacio seguro y motivante. En este contexto el contacto visual es un aspecto central. Cuidando de no ser invasivos con el espacio ajeno estaremos atentos a los breves momentos de contacto visual, al cual recomendamos devolver una sonrisa.

Sostener los silencios

Muchas de estas interacciones son, en un principio, en silencio, mediante algún objeto o juguete. Un gran número de los niños y adultos con TEA presentan una hipersensibilidad a los sonidos, muchos de los sonidos que acompañan el ambiente pueden ser muy incómodas para las personas con esta condición, en este contexto las interacciones deben permitir los silencios (a veces largos) durante el juego o la interacción. Por lo general las interacciones más saludables se realizan tolerando los silencios y con alocuciones de volumen intermedio.

Ser pacientes ante la aparición de alguna conducta atípica

Muchas de las personas con esta condición presentan conductas repetitivas denominadas estereotipias, como movimientos repetitivos de manos y pies, aleteos o gestos no convencionales. Mientras no presenten un peligro para el niño y su entorno debemos poder sostener su presencia sin alarmarnos, generalmente son de corta duración y no significan la presencia de incomodidad o desagrado.

Nuestro deber como sociedad implica el aprendizaje de estrategias de inclusión de personas con distintas condiciones, lejos de la estigmatización y cerca de la aceptación.

Las familias de personas con TEA enfrentan importantes desafíos y requieren servicios de salud, educación, seguridad social y cuidado a lo largo de la vida. Poder incorporar distintas herramientas para su inclusión implica estar abiertos al contacto y brindar el soporte que sea posible para cada uno.  La apertura de cada uno de nosotros permite reivindicar su dignidad y autoestima y facilita su integración saludable como miembros valiosos de su sociedad.

 

 


En el tránsito, elegí la vida

El movimiento “Mayo amarillo” llega a su séptima edición en nuestro país siendo su objetivo generar consciencia en la sociedad sobre la necesidad de disminuir las muertes  y heridos a consecuencia de accidentes de tránsito.

Hoy desde Iclos queremos compartir contigo algunas ideas para construir entre todos un tránsito más seguro.

El ritmo de vida acelerado, el apuro por llegar al destino, el uso de celulares mientras se maneja, la presencia de conductores con estilo agresivo y la baja percepción de riesgo han demostrado tener un impacto directo en el aumento de accidentes en los últimos años.

Tras diversos estudios se ha llegado a la conclusión de que los factores que más influyen en los accidentes de tránsito suelen ser de tipo psicológico. El mayor número de accidentados suelen manifestar la presencia de algún factor emocional importante que resultó determinante al momento del accidente: distracción, exceso de confianza, ansiedad, actitud riesgosa, entre otros.

La actividad de la conducción se encuentra en estrecha relación con los componentes psicológicos que rigen el comportamiento humano. Son muchos los factores emocionales y situacionales que pueden intervenir en cada uno de los momentos de la conducción incrementando el riesgo de accidentes.

Si bien factores externos al conductor como el aumento de vehículos, el clima o el importante incremento de birodados influyen mucho en las condiciones de manejo, en este último tiempo se ha observado un incremento sostenido de otros factores que podrían estar asociados directamente con el incremento de siniestros:

  • Un mayor nivel de agresividad y comportamiento competitivo.
  • Impaciencia, aumento a la predisposición a realizar una conducción temeraria, mayor predisposición a tomar decisiones arriesgadas.
  • Una mayor tendencia a no respetar las señales y las normas de circulación.

En este sentido diversas entidades internacionales han definido los estilos de conducción que poseen mayor influencia en el aumento de los accidentes:

  • Conducción irresponsable: niños sin mecanismos de sujeción o en asientos delanteros, ausencia de uso de cinturón de seguridad y uso de alcohol u otras drogas, y manejo bajo importante cansancio físico.
  • Agresividad en la conducción: la agresividad en la conducción es uno de los factores por los cuales se producen más accidentes de tránsito. Un indicador muy común son los toques excesivos de bocina, gestos y comentarios exagerados, aumentar la velocidad durante la luz amarilla y la conducción intimidante.  Estas manifestaciones agresivas las muestran todo tipo de conductores y no sólo aquellos con especiales rasgos agresivos.
  • Conducción descortés: No indicar debidamente los giros, detenciones, adelantamientos imprudentes y abuso en el uso de ruta ante la presencia de peatones o vehículos livianos.
  • Conducción autosuficiente: No respetar las preferencias y zonas especiales: escuelas, hospitales e institutos que nuclean a muchas personas.

Además de los estilos peligrosos de conducción la baja percepción de riesgos ha demostrado ser un importante factor especialmente importante en conductores jóvenes. En este sentido gran parte de los conductores, acompañantes y peatones han demostrado no percibir la real dimensión de las consecuencias de los accidentes de tránsito. Ser conscientes de los riesgos detrás de la conducción favorece a estar alerta ante un imprevisto que le puede obligar a tomar una decisión: reducir la velocidad, frenar, cambiar de dirección. Percibir adecuadamente el riesgo es una habilidad importante para todo tipo de conductores: noveles, experimentados, profesionales y ocasionales, pero también para todos los usuarios de las vías, incluidos los más vulnerables: peatones, niños y mayores, ciclistas y motociclistas.

Es así que hoy te proponemos una serie de medidas que pueden favorecer una conducción segura:

En primer lugar, te proponemos recordar antes de subir a tu vehículo, que un estado de calma y concentración favorecen a una conducción segura y colaboran en percibir el acto de conducir como un acto placentero.

Trabaja en que las medidas de seguridad que salvan vidas no sean vividas como una pérdida de tiempo: concientiza a los más chicos sobre la importancia del uso del cinturón de seguridad, mecanismos de sujeción para menores y uso del casco.

Trabaja en que las condiciones externas del tránsito y los estilos agresivos de conducción no tengan un efecto negativo en tu estado emocional, tu velocidad y tus maniobras. Si te cruzas con algún conductor agresivo no repliques su estilo.

Recordá que muchos accidentes se producen muy cerca de tu destino, incrementa tu concentración próximo a llegar.

Tené presente no apurarte en luces amarillas, y si te enfrentas a un embotellamiento trabaja en tu respiración o escucha música (a volumen bajo o moderado).

Trabaja en concientizar a tus acompañantes adultos sobre la importancia de estos factores para que puedan colaborar contigo.

Se persistente en no utilizar tu celular mientras manejas, este factor ha demostrado tener un impacto directo en siniestros de mediana gravedad.

¡Y sobre todo recordá que al final del día te esperan en casa!

 

 


¿Que es la educación ambiental?

El medio ambiente se ha transformado en poco tiempo en uno de los temas más importante de nuestra sociedad, y es por ello que a lo largo del mundo se está trabajando en fomentar y favorecer la concientización sobre el medio ambiente desde edades tempranas.

La educación ambiental tiene el poder de aumentar la conciencia y el conocimiento acerca de las temáticas y problemas ambientales, al hacerlo, le brinda herramientas a los niños, niñas y jóvenes para tomar decisiones informadas y medidas responsables.

La educación ambiental enseña a reflexionar sobre los distintos lados de un problema mediante la concientización y el conocimiento del ambiente. Así también estimula las normas de convivencia inclusivas y los valores.

La educación ambiental pretende que los más jóvenes hagan del cuidado de la naturaleza un estilo de vida, en lugar de limitarse a estudiarla. Esta disciplina busca que los menores desarrollen un pensamiento ecológico firme y potente, y lo utilicen para enfrentarse a los actuales retos medioambientales desde la participación y el compromiso.

Distintas universidades han estudiado otros importantes beneficios de la educación ambiental, en este sentido la totalidad de los estudiantes que pasaron por distintas etapas de educación ambiental lograron una importante mejora en áreas del conocimiento como ciencia y biología, adquiriendo también nuevos hábitos saludables de vida en sus familias.

 Nuestros grandes aliados: plantas y animales

La educación ambiental es un proceso de por vida que ya se incluye en programas educativos de las escuelas. Su enseñanza incluye aspectos teóricos y una importante intervención desde la experiencia práctica junto a los grandes aliados: plantas y animales.

El conocimiento sobre plantas, árboles, ríos, bosques, playas, pájaros e insectos ha demostrado favorecer a la concientización de otras formas de vida mediante las cuales el ser humano no se ubica en un sitio de privilegio sobre otras formas de vida.

Objetivos de la educación ambiental

Según la Unesco, los cuatro objetivos de la educación ambiental para niños son:

  • Concientizar y sensibilizar ante los problemas medioambientales.
  • Fomentar su interés por el cuidado y mejora del entorno.
  • Desarrollar en ellos la capacidad para aprender a cerca del medio que les rodea.
  • Ampliar sus conocimientos ecológicos, en temas como la energía, el paisaje, el aire, el agua, los recursos naturales y la vida silvestre.

En este sentido te proponemos algunas actividades que se pueden incorporar a la vida familiar, empezando por no minimizar la importancia de la consciencia ambiental:

  • En casa separa y recicla la basura. Habla sobra la importancia de que todas las familias lo empiecen a hacer.
  • Dale mucha importancia al cuidado del agua, haciendo un uso prudente y responsable, y no te olvides que las principales enseñanzas se hacen con el ejemplo.
  • Ahorra energía apagando la luz y electrodomésticos en desuso.
  • Valora la vida animal, favorece su cuidado y respeto. Concientiza sobre el maltrato y favorece buenas prácticas y convivencia. Mostrate cercano/a y cuidadoso/a de otras formas de vida.
  • Favorece el uso de productos que no dañen el ambiente, acompañando en la lectura de etiquetas e información sobre los procesos de fabricación.
  • Favorece hábitos alimenticios saludables y prácticas deportivas en ambientes abiertos, en contacto con la naturaleza.
  • Facilita el cuidado una planta desde pequeña conociendo sus ciclos y observando sus cambios.
  • Cultiva una pequeña huerta en casa, en espacios pequeños puede ser con una o dos variedades de hierbas aromáticas, adaptables a cualquier espacio del hogar donde entre la luz del sol.

Estas y otras medidas pueden significar una experiencia de enorme crecimiento para todo tu entorno. Anímate a crecer junto a tu familia incorporando hábitos saludables y amigables con el ambiente. Abrite a la experiencia de enseñar el amor por la Tierra, sus recursos y las distintas formas de vida.

 

 


La empatía en el trabajo

 

Empatía en el trabajo

La empatía es una competencia vital de la inteligencia emocional que surge en nosotros al comunicarnos y relacionarnos con los demás de manera natural. Es definida como la capacidad de entender y relacionarse con los pensamientos, experiencias y sentimientos de los demás en todos los ámbitos de la vida.

Las personas empáticas cuentan con una predisposición natural para el intercambio saludable, para construir vínculos desde la confianza y una especial capacidad para dar soporte a otras personas.

De este modo la empatía en el trabajo se constituye como un conjunto de habilidades en las que todos podemos trabajar para mejorar y desarrollar.

Apertura, escucha y aceptación

Un entorno laboral empático es aquel en el que es posible tomarse el tiempo para escuchar al otro demostrando apertura ante sus opiniones, sobre todo ante la diferencia. La apertura y aceptación son posturas ante los demás muy bien recibidas que eliminan miedo a ser juzgados y favorecen la construcción vínculos saludables.

Estas posturas validan la identidad del otro, dándole el apoyo necesario para poder expresarse genuinamente, favoreciendo la construcción de vínculos de confianza.

Comunicación consciente

Un entorno laboral empático es percibido como un espacio seguro en el que cada persona puede sentirse comprendida, escuchada y respetada. Para ello ser conscientes de nuestra comunicación es una de las claves para el relacionamiento saludable en todos los ámbitos. En este sentido la consciencia sobre nuestro lenguaje corporal, la elección de las palabras adecuadas y el cuidado sobre las necesidades del otro constituyen la base para un intercambio empático.

 

 

Consciencia sobre mis acciones

La consciencia de mis acciones en las tareas de otras personas es una de las habilidades más importantes a trabajar en el entorno laboral. Ser conscientes de las distintas repercusiones que nuestras acciones poseen dentro un sistema mayor resulta una de las herramientas más importantes para el desarrollo de un clima de trabajo saludable.  En acciones cotidianas como el aviso con antelación ante la imposibilidad de cumplir con lo acordado, la sensibilidad ante acciones que puedan sobrecargar a otras personas y la búsqueda conjunta de alternativas son situaciones en las que siempre podremos transitar desde la empatía. Desde la práctica cotidiana la colaboración con la carga de trabajo y las sugerencias constructivas resultan prácticas muy saludables y generadoras de empatía en todos los ámbitos.

El agradecimiento

La gratitud ante el apoyo recibido, ante una sugerencia oportuna o ante una escucha empática resulta uno de los aspectos más importante a la hora de la construir vínculos sanos. Agradecer implica reconocer el cuidado del otro ante una necesidad propia y es un gran facilitador de vínculos de confianza. Dar las gracias oportunamente implica valorar el lugar que el otro nos otorga y su compromiso con el bienestar ajeno y de del entorno.

Autocrítica

La capacidad de mirarnos y poder ver el impacto de nuestras acciones en los demás es un aspecto central en la construcción de vínculos sanos. Nuestro crecimiento en un equipo de personas implica poder desarrollar esta importante capacidad. En este sentido, la capacidad de volver a mirar nuestras palabras y acciones es una habilidad muy bien recibida los demás. Declarar y recomponer junto al otro es un gran constructor de confianza. Lejos de colocarnos en una situación de inferioridad colabora con el desarrollo de ambientes sanos y vínculos confiables, además abre el espacio para el desarrollo de esta habilidad en otras personas.

 

Mirada constructiva

El desarrollo de la empatía se encuentra compuesto por una serie de habilidades de inteligencia emocional que todos podemos desarrollar. Se trata de un desafío que nos habilita al crecimiento y desarrollo personal, facilitando la construcción de sitios seguros y de bienestar. El desarrollo de la empatía implica la capacidad de mirarnos de manera constructiva y pensar el lugar que ocupamos para otras personas.  Crecer en la forma de mirarnos, de vincularnos y de comunicarnos implica un desafío que vale recorrer.

 

Lic. Javier Regazzoni

 


Las manos, un poder creador

 

Trabajar con las manos

Trabajar con las manos implica un importante cuidado de nuestra salud mental y emocional.  Dibujar, tejer, esculpir, pintar, trabajar la tierra entre otras son valiosas actividades que logran una importante comunión entre las funciones cerebrales y el mundo de las emociones. Así también son una importante herramienta para aliviar el estrés, mejorar la plasticidad neuronal, favorecer la concentración y trabajar la ansiedad.

Las manos en la evolución

La fabricación de herramientas con las manos significó un importante avance evolutivo para nuestra especie. El sistema ojo -mano -cerebro representó una fabulosa alianza que sigue teniendo múltiples beneficios para las personas.

Este sistema bien conocido para la ciencia viene siendo estudiado desde hace décadas. En la actualidad las necesidades y desafíos para las personas se han ido transformando. El uso de la tecnología ha implicado una importante transformación de las sensibilidades y formas de interacción, y con ellas se ha devaluado el desarrollo de las habilidades manuales.

Las manos y sus grandes beneficios en todas las edades

Las actividades con las manos implican cambios fisiológicos muy beneficiosos, favorecen la producción de hormonas implicadas en el bienestar, reducen la producción de la respuesta al stress, mejoran la plasticidad neuronal creando nuevas conexiones en todas las etapas de la vida.

Las actividades manuales han demostrado tener importantes beneficios a nivel psicológico, siendo una herramienta fundamental para la reducción del estrés, la recuperación de los trastornos de ansiedad y han demostrado tener importantes beneficios para el trabajo sobre la depresión. En la esfera emocional las actividades manuales favorecen la instalación de estados mentales de calma y receptividad hacia el entorno en todas las edades, así también han demostrado ser una gran herramienta para el desarrollo durante la infancia.

En este sentido fomentar en niños las actividades que involucren las manos implica un gran facilitador para el desarrollo psicomotor, la creatividad y la concentración. Durante la infancia y la adolescencia las actividades manuales colaboran en el desarrollo de habilidades como el control de los impulsos, el desarrollo de la imaginación y la confianza en sí mismo. Trabajar con las manos en todas las edades implica la instalación de momentos de conciencia plena, esa profunda habilidad para situarnos en un tiempo presente, de profunda concentración y bienestar.

Poder transformador

Además de las implicaciones neuronales, psicológicas y emocionales, el trabajo manual esconde una magia muy especial: la posibilidad de construir algo nuevo que nace en nuestro interior, utilizando la imaginación y encontrando nuevos caminos para expresión. Esta profunda habilidad requiere la interacción de múltiples capacidades que unificadas dan lugar a algo nuevo.

El poder creador que está a tu alcance

Durante la vida adulta es cuando nos encontramos más alejados de las actividades que implican el desarrollo de actividades manuales, tanto es así, que soportes como el móvil o el ordenador están sustituyendo incluso la habilidad de escribir a mano. Siempre existe alguna actividad capaz de lograr ese profundo estado de bienestar que se encuentra a nuestro alcance. Así cocinar, dibujar, practicar cerámica, trabajar la tierra o plantar una flor generan una transformación material que redunda en el plano emocional. Trabajar con las manos habilita un poder creador que se encuentra a tu alcance.

 

Lic. Javier Regazzoni